martes, 20 de diciembre de 2011

Una navidad de cuento

Año tras año ves pasar las navidades por delante de tus ojos, y aunque parezca que siempre es lo mismo, cada año es distinto. En casa, cuando éramos pequeños, mi madre elegía el maravilloso puente de la Constitución para tenernos entretenidos y aprovechar para decorar la casa de navidad, todavía recuerdo el olor a corcho del enorme Belén que mi hermano aprovechaba para marcarse unos rallys con sus coches de juguete, tenía rio, musgo que cogíamos en el parque y un gran castillo de corcho que fabricó mi padre y hasta lo pintó...el árbol, natural, claro, dejaba el suelo lleno de esas pequeñas hojitas puntiagudas...hasta que ya con la llegada de Golfo era incomodísimo, porque acostumbraba a liarse a rabazo limpio y acabar con las bolas y de paso, también con las ramas del árbol. Ahora ya, el árbol es de plástico, pero las bolas, no se libran...Además de estos elementos típicos, también se decoraba el salón con bodegones navideños y la mesa, antes de la cena. Todo esto viene porque, como es normal, aguantamos con los mismos adornos año tras año, vamos renovando, pero hay cosas que siempre han de repetirse, y este año, con la crisis, más. Por esto, he montado unos bodegones que muestran a la perfección cómo aprovechar uno o varios elementos decorativos dándole cada vez un aire diferente, aunque siempre manteniendo un "aire de cuento". 



Imágenes Ara

En este caso, el color fucsia es el protagonista, siguiendo el color tendencia estas navidades, añadimos unos toques en beis para no recargar demasiado, ya sabeis, en decoración, menos es más. La tela de estrellas la encontré en un mercadillo, la manta de pelo es de Ikea, las copas son de Casa y las bolas del árbol de Carrefour. La estrella grande y la rama del árbol es atrezzo de escaparates que conseguí en una tienda.



Imágenes Ara

Una composición de aire campestre en la que dominan los tonos verdes. Las bolas del árbol son pompones de lana realizados por mí y las mariposas rescatadas de la decoración primaveral del patio de casa. Un estilo muy alegre y original para sorprender a los invitados.





Imágenes Ara

Un estilo más delicado, inspirado en el cuento de "La reina de las nieves" o "La bella durmiente", también resulta más gélido e invernal pero a la vez femenino y sofisticado, con unas mariposas compradas en un bazar oriental, un marco de estilo barroco de Ikea y un precioso cojín realizado por mí. 

Imagen Ara

Y para despedirme, os dejo con esta simpática imagen que me sirve para desearos unas Felices Fiestas  y para que no se le olvide a Rudolf pasar a por su novia ... ¡¡¡Ho ho ho...Felíz Navidad a tod@s!!!

Un beso también a mi hermana Esther que creo q de momento...es mi única lectora!!! jajajaaaa...



El regalo perfecto

Porque no hay mejor regalo que fabricarlo uno mismo, en este post os enseño cómo me han quedado estos  originales puntos de lectura para regalar estas navidades. Nada como abrir tu caja de abalorios y encontrar pequeñas joyas que vas olvidando o que se quedan desparejadas para siempre, un trozo de pendiente por aquí, unas lágrimas de una vieja lámpara por allá o aquel broche de tu madre que al final acabó en tu poder...y con un poquito de ingenio y la tienda de manualidades más cercana...vòila, unos preciosos marcapáginas con un aire vintage que harán las delicias de las más lectoras de la familia.


Imágenes Ara

lunes, 12 de diciembre de 2011

"Habitania"

  Hace unos cuantos años llegó a mis manos mi primera "Habitania", siempre he disfrutado con las revistas de decoración, recuerdo, en casa de mis padres, irme a la cama con una pila de revistas bajo el brazo que me quitaban el sueño hasta las tantas de la mañana, solía recrearme en aquellos espacios que me fascinaban, tanto, que podía estar hasta veinte minutos mirando una misma página. Con el tiempo me dí cuenta de que la decoración sería una de mis pasiones. 
"Habitania" era una de las razones, no recuerdo bien cuándo o cómo conseguí la primera revista, pero lo que está claro es que a partir de ese momento, no paré, incluso a veces, con la nueva entrega en mano, deseaba que llegara ya el siguiente número. Es una revista preciosa, casas increíbles, de cuento, perfectas para encontrar  un estilo propio, original, con una  constante romántica y vintage y un gusto exquisito por el diseño y la decoración. En ella se muestran espacios únicos, lejos de cualquier estilo estereotipado y marcando un eclecticismo elegante, a veces rústico, en ocasiones hippy y sobre todo, siempre muy artístico y muy muy chic. 





Ahora me temo lo peor, recientemente, ha cambiado de dirección, (hace dos números concretamente) y a mi parecer, ya se la han cargado. Un clasicismo recargado ocupa la gran mayoría de páginas del número de diciembre, más parecido a "El Mueble"que a cualquier cosa más o menos creativa,  engañando con una portada muy en la línea anterior, el interior ha mutado por completo, ¿será que no hay en el mercado revistas clásicas?,  que son la mayoría, o ¿será el cambio de gobierno?...espero que no, yo les doy una última oportunidad, como la siguiente revista siga en la misma línea pija, no la vuelvo a comprar, con todo el dolor de mi corazón, ya no es Habitania, es Inhabitable. 





Imágenes Ara